IMO 2020 y cambios que supone para el transporte marítimo

erwan-hesry-RJjY5Hpnifk-unsplash
Tipo de contenedores utilizados en el transporte marítimo
23/07/2019
Logística portuaria
Las claves de la logística portuaria
05/08/2019
shipping-containers-1150062_1920

Enero de 2020 es una fecha recalcada en rojo en el calendario del transporte marítimo. O depende de como se mire, esta luz puede ser verde, ya que arranca una nueva regulación ecológica que limita la emisión de óxidos de azufre. La IMO 2020 es una buena noticia para el planeta, pero ¿en qué se basa y qué implicaciones tendrá para el sector?

La normativa marítima mundial IMO 2020 obliga a los barcos a utilizar un petróleo con un contenido máximo de azufre de 0,5% masa/masa frente al 3,5% que contiene hoy día. Como hemos indicado anteriormente, esto se tiene que aplicar antes de que empiece el próximo año.

Esta regulación ha sido aprobada por la OMI con la finalidad de disminuir las emisiones de óxido de azufre, una sustancia que provoca contaminación ambiental y contribuye al deterioro de la capa de ozono.

Cómo cumplir con la norma IMO 2020

Las navieras están revolviendo tres posibles soluciones para adaptarse a la normativa, cada una con sus ventajas e inconvenientes:

  • Un fuel oil con un contenido máximo de azufre del 0.5% masa/masa.
  • Métodos equivalentes autorizados: emplear combustibles con mayor concentración de azufre combinados con sistemas de limpieza de los gases de escape. Son conocidos como “lavadores” y “limpian” los gases antes de emitirlos a la atmósfera.
  • Otros tipos de fuel de bajo o cero contenido en azufre como el gas natural licuado (GNL), o los biofueles.

La primera podría parecer la forma más económica y sencilla de ejecutar ya que no implica una modificación de las infraestructuras de los buques, pero la disponibilidad de fuel oil de contenido en azufre inferior al 0.5% no es tan alta como la de otros combustibles por lo que la oferta y la demanda podrían encarecerlo.

Es así que las navieras no descartan otras medidas que supongan una inversión inicial más elevada para la adaptación de los buques pero que a largo plazo pueda ser más rentable.

Ventajas e inconvenientes del IMO 2020

La principal ventaja es que no implica cambios en la infraestructura de los buques. Esta ventaja puede parecer un gran beneficio porque, de primeras, supone un ahorro de inversión. No obstante, la disponibilidad de petróleo con un contenido en azufre inferior al 0,5% es reducida respecto a la disponibilidad de otros combustibles.

Con lo cual, esto implica que la oferta y la demanda encarezcan este tipo de combustibles.

No cabe menor duda de que esta regulación conlleva un reto para el sector del transporte y la logística marítima. Hay que tomar decisiones a futuro arriesgadas, pues hay mucha incertidumbre en torno a los precios de los combustibles y los posibles cambios de regulación.

En menor tiempo, es presumible que los fletes del transporte marítimo internacional incrementen y se apliquen distintos recargos para sufragar los cambios que toca hacer. Debido a esta situación, una excelente planificación de cada operación logística cobrará mayor protagonismo que nunca para conseguir tarifas competitivas para importadores y exportadores.

Igualmente, el sector está en la senda de la conciencia medioambiental y es ocasión de asumir este esfuerzo para conseguir un transporte de mercancías más limpio y sostenible. Una nueva visión responsable con el planeta y acorde a lo que la sociedad demanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR