Historia de los contenedores marítimos

Packing list: qué es y cómo rellenarla.
03/12/2019
Héroes sin capa en el puerto de Algeciras
25/03/2020

Un contenedor marítimo es una gran caja de metal usada para transportar mercancías, que se caracteriza por su seguridad. Puede contener la carga general, como un contenedor de usos múltiples, o mercancías específicas, como un contenedor especializado, a granel o empaquetado.  Estos fueron diseñados con el fin de transportar mercancías por diferentes vías (fluvial, terrestre, multimodal y marítimo), aunque principalmente es usado en el ámbito del transporte marítimo, siendo este uno de los más importantes.

Un contenedor marítimo es resistente, por lo que puede apilarse fácilmente y ser maniobrado sin riesgo de causar daños a la carga que contiene, también puede ser utilizado de manera intensiva, es hermético e impermeable por estas razones se ha convertido en una herramienta fundamental para la logística en la actualidad.

En esta entrada, os contamos la historia de los contenedores marítimos, elementos indispensables en logística.

Los contenedores fueron creados en la década de los cincuenta por el estadounidense Malcom MacLean, quien era transportista en la localidad de Carolina del Norte. Su idea surge a partir de la observación de que las carreteras que conectaban los puertos de la costa oeste estaban saturadas, por lo que se le ocurrió usar remolques de camiones para la carga segura de materiales bélicos en los barcos, pues esto ocurrió en tiempos de la segunda guerra mundial.

Mr. MacLean decidió vender su empresa de transporte por carretera para invertir en una pequeña empresa de transporte marítimo usando los remolques. Al darse cuenta de que era economizado el espacio utilizado para la carga, se le ocurrió remover el chasis de los remolques y emarcar sólo con la caja. Así nació el contenedor.

El primer contenedor diseñado por MacLean contaba con 35 pies de longitud, 8 de alto y 8 de largo. La naviera Sea Land, en 1965 transportó 60 contenedores por primera vez en la historia desde el puerto de Newark al de Houston.

Casi de forma inmediata el sistema de contenedores se había extendido por todo el mundo, ya que permite optimizar el tiempo de las operaciones de manejo, así como el espacio a bordo de los barcos. Fue entonces cuando MacLean estableció una estandarización internacional de contenedores.
Actualmente, la Organización Internacional de Normalización (ISO) establece normas de construcción en particular: normas ISO 668 y 1496.

Las longitudes estándar se definen como 20, 30 y 40 pies (6, 9 y 12 m).

  • Tipos de contenedores marítimos

Entre la diversidad de contenedores marítimos, se pueden mencionar como los más importantes los siguientes.

  • Dry Van

Para uso general que es el más extendido. Adecuado para el transporte de mercancías llamadas “secas” y sus tres tamaños más comunes son 20 pies de largo, 40 pies de alto y 40 pies de altura cúbicos.

  • Open top

Resulta idéntico a los de tipo general, excepto que su techo es móvil. Están diseñados para facilitar el rellenado y la descarga superior.

  • Reefer

El contenedor refrigerado (reefer en inglés) es un contenedor aislado térmicamente con un dispositivo para mantener la temperatura, que debe ser alimentado por corriente. Permite el transporte de mercancías bajo temperatura controlada.

Los contenedores marítimos son reutilizables, ellos se usan comúnmente en la arquitectura moderna para hacer casas, hospitales móviles en caso de emergencia, discotecas, centros comerciales, edificios, entre otras cosas.

En definitiva, se trata de una herramienta revolucionaria que en la actualidad sigue ampliando su utilidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies